Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 22 Ene 2018, 16:33




Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Carta nº 483
NotaPublicado: 31 Ene 2012, 15:37 

Registrado: 04 Nov 2011, 21:27
Mensajes: 7
Para ti:
Porque te dejaste en cada roce la risa tuya en mi boca necesito de tus besos, porque me enseñaste a pronunciar cada palabra de amor, cada instante, como si fuera la primera vez necesito tu lenguaje, porque tu piel se me quedó vistiéndome el alma mía, porque no sé terminar el día ni comenzar las noches si no te tengo aquí, porque ya no sé por dónde buscar esas migas de pan que me acerquen a tu lado, porque el celoso destino se niega a darme tu sino una vez más, porque mi corazón, desde que te marchaste, tan sólo late en terrible cuenta atrás, porque tan sólo soy la sombra de tus gestos, porque mi voz repite tu nombre como un eco en el destierro, porque no sé la razón, porque quizás me equivoqué sin saber que darte mi vida entera no era suficiente, porque tan sólo soy mar que se pierde en cada una de tus corrientes, porque no fueron suficientes todos los cielos que inventé para no perderte, porque me faltaron dedos para retenerte, sentidos para comprenderte, porque no encontré el modo de encontrar el final feliz, las perdices, los adornos, las rosas sin tallos con cicatrices, porque sopló el viento siempre en todas las direcciones, porque no te bastó con cada uno de mis sentidos, porque nadie tuvo la culpa de que este amor mío se entregara de ese modo, loco, apasionado, sordo, ciego, como de tonto enamorado, capaz de descolgar la luna, capaz de encontrar margaritas optimistas, de las que siempre dicen sí, de las que crecen en los campos lejanos de las amarguras, de las que se riegan con tan sólo un caricia, con tan sólo un detalle, con tan sólo escuchar un aliento y traducirlo como un idioma de abrazos, de ternura, de miles de albricias, de vocales jugando al escondite, gimiendo en los arrabales, brutal choque de almas disfrazadas con frágiles armaduras de cuerpos desnudos entre matorrales, entre sábanas, entre carne y deseo, arañándole fuego al infierno, pecando para alcanzar la gloria, maldiciendo a Dios por lo escueto que puede durar un hermoso recuerdo, porque invento tu nombre en cada sueño, porque eres lo natural de mi esencia, mi sangre, el aire que respiro, cada verbo que conjugo, el tiempo que transcurre entre gritos y susurros, porque tu leyenda me desprende de la historia real, del mundo, porque eres magia, ilusión, esa extraña y maravillosa sensación de vértigo, de miedo, de que se borra el mundo entero y no sucede nada más que busco tu mirada para sentirme afortunado de esa locura que me arrebata, que me somete, que me ilumina la oscuridad, que me brota jazmines en la mente, que me enseña el placer de tenerte, la ansiedad de perderte, el valor del amor si estás presente, el suicidio consciente de la vida ya inerte si no te tengo, si camino despacio porque no siento, porque un paso tras otro no es caminar, es sólo vagar por el universo si no estás delante, enfrente, si no eres mi fin para llegar, mi hecho para alcanzar, porque llover sin ti tan sólo es lluvia y no lágrimas de infinita felicidad, porque me faltan olas en el mar, estrellas en el cielo, suspiros, arena, poemas, odas, oraciones por rezar, porque eres lo humano y divino de mi altar, porque echo a cara o cruz el amarte mucho o el amarte pero que mucho más, porque estoy ciego, mudo de ti, porque soy preso de infinitos tormentos si despierto, me muevo y no rozo más que el vacío deshabitado del silencio, porque tuve miedo de que el futuro se tornara humo, niebla, nube lejana y eterna, torrente sanguíneo regado de pena, porque tuve miedo de que el presente no fuere más que cuerda que de atarte se tornara soga, horca, bastilla para perder la cabeza, volverse loca y alejarte cual caballero que a dama deshonra, porque tuve miedo de que el pasado te hubiere echado raíces en otro campo, porque eché a correr el tiempo para anclarlo en el instante que se detuvo el universo al descubrirte, porque no sé la razón, porque aprendí a ganar perdiendo en cada batalla de besos, porque me reí a tu lado de todo lo que temo, porque confundía el ser con el siento, el dar con todo lo que encuentro, el volar con el suelo, las estrellas, el firmamento con verte mover tan sólo un dedo, porque sentarse a la orilla del mar y poder escuchar sus cuentos lo conseguí al acercarme muy cerca de tu pecho, porque querer y amar se perdieron en la prehistoria de mis sentimientos, porque te miro y te miro y te miro y quiero volver a hacerlo, porque siempre aparece un motivo nuevo, un detalle, un gesto, un silencio que no tengo en mi colección de cromos de Tú, mi amor y su cuerpo, porque siendo tan sólo yo sentí ser muchísimo más, porque hueles a campo de rosas, a nubes de talco, a aroma de canela y azúcar, porque juegas a ser océano fuerte sin darte cuenta de que tan hermoso mar no es que gigantescas olas puedan defenderte de todo mal sino que permites al sol emergerse, a la luna reflejarse, a los románticos poetas hallar las sinalefas entre los rumores de tus olas, a los mundos acercarse, a la vida nacerse, a la mía otorgarle el placer de ahogarse miles de veces entre la marejada de tus preciosas carnes, porque eres mi paz, mi guerra, mi hambruna, mi gula, mi brote de locura, mi terrible y necesaria cordura, porque caminar contigo de la mano es magia, es una ilusión tan inocente, tan infantil y pura que me basta con enganchar mi índice a tu pulgar y sentir que no hay nudo más fijo, consistente, más cereño que sería más fácil arrancarle a Dios su cetro de todopoderoso e imperial dueño que alejarme de ti un paso, aunque fuere mínimo, ínfimo, mucho más que pequeño, porque hace apenas un segundo que no te veo siento en mi cuerpo todo esto, imagina si fueren dos, que ya me veo morir dos veces, o tres, o todos los momentos que te espero, que no puedo vivir sin ti, es así de sencillo de decir, de contar, de gritar, mi vida, mi amor, mi cariño, que todo esto, lo que soy, lo que vivo, muero, lo que siento lo es tan sólo por y para ti, princesa, porque eres tú lo único, lo primero; porque lo es y eres todo; así de sencillo de decir, de contar, de gritar mi vida; lo es tan sólo por ti; lo es tan sólo porque te quiero.


Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en TuentiCompartir en MySpaceCompartir en Google+
Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron