Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


Fecha actual 22 Ene 2018, 16:33




Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Carta nº 482
NotaPublicado: 31 Ene 2012, 15:36 

Registrado: 04 Nov 2011, 21:27
Mensajes: 7
Querido amor,
Recuerdo cuando estábamos tumbados bajo la lluvia, entre los árboles cálidos, cómo el rojo de mis labios se unió a los tuyos. Quedaste paralizado, lo noté por el frió de tu piel circulando entre mis manos, y me devolviste lo que era mío.
Esa tarde, confié en el amor, y en todo aquello de lo que siempre me había quejado.
Querido amor, recuerdo que comenzaste suavemente a susurrar sobre mis pómulos, con tu piel frágil, teñida de reflejos pálidos, que el mundo era nuestro.
Te creí, habría creído todo lo que me dijeras.
Y así cada vez los susurros fueron más intensos, y llegaron a mis labios. Estuvimos mucho tiempo sentados bajo aquel árbol mientras teñía tu boca de rojo. Me abrazabas, y yo quería ser cada vez más lo que me faltaba para rellenar tus brazos.
Aplastamos la hierba con nuestros cuerpos y nos refugiamos de la humedad, entre las hojas secas del otoño.
Esa tarde, tú eras lo que buscaba y yo lo que habías encontrado.
Marqué mi piel en las arrugas de tu ropa, y te miré con los ojos abiertos, para cerciorarme de que esto no era otro de mis cuentos.
El negro de mi vestido, se fundió con lo que ya había pasado a ser una noche invernal, y tu jersey, quedó grabado sobre mi hombro.
Te quité el sombrero y lo puse sobre mi cabeza, reíste al verme en un intento de ser tu. Te abalanzaste sobre mi cuello, y lo acariciaste, como se roza al terciopelo.
No sabes lo que te amé aquella noche, después de todo, evitaste una gran catástrofe.
Te hablé sobre mi acantilado, y acerca de las luces que residían más allá de mis ojos, pero el sabor de tu perfume calló mis lágrimas por primera vez.
Posaste una de ellas sobre tu dedo, y la miraste como si de una mariposa se tratara.
Habías consumido el polvo que me llevaría hasta mis pesadillas egoístas.
Caímos, bajo el influjo de la luna, que oculta tras una nube, reclamaba lo que era suyo.
Reímos, y volviste a unirte a mí, recorriendo con tus huellas desnudas, el trozo de espalda que mi ropa dejaba al descubierto.
Derrochamos los segundos entre palabras y silencio.
No pensé en nada, me dejé llevar entre tus huesos, e intenté convencerme de no había mentiras entre los cortes de mis sueños.
Demasiado perfecto para no ser una invención mía, aunque todo pareciera tan real, aunque el tiempo hubiera jugado con nosotros.
Olías a vainilla, como una vela que se prende en silencio, y empapa la habitación de su aroma intenso. Eras una droga para mí.
Y de nuevo, acariciaste tu mano con la mía, y salí de mis malditas conjeturas, llevaba tanto tiempo siendo solo yo, que había aprendido a salir del mundo para hablar con mi reflejo.
Por un segundo, escuche el débil choque entre nuestros dientes y luego, el instinto hizo el resto.
Quizás sea verdad eso que dicen, ojalá esto dure para siempre.
Prométeme que no habrá llantos detrás del telón, ni truco dentro de tu sombrero.
Te quiere.
X


Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en TuentiCompartir en MySpaceCompartir en Google+
Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron